miércoles, 20 de febrero de 2013

El Cabezo del Fraile 2010

Cabezo del Fraile (556m)
El Cabezo del Fraile (556m) domina el Valle del río Ebro allí donde terminan las Bardenas. La Peña es una atalaya curiosa y su porte es airoso destacando del grupo de lomas de la Bardena Negra. En invierno de 2010 fue un placer perderse en sus barrancos arcillosos. A mí me encantan los espacios abiertos rematados por montañas nevadas en el horizonte y la llanura del Ebro cumple con este requisito, en muchas ocasiones es posible ver el Pirineo nevado desde el llano y esa imagen me encandila. ¿Quién no ha visto Monte Perdido desde Zaragoza? ¿Y Cotiella desde Monzón?
              
             Para subir al Cabezo, la opción más sencilla consiste en acercarse en coche al Corral de Bea desde la carretera entre Tudela y Tauste y seguir a pie las marcas blancas y verdes del sendero local que sube hasta su cima (45´). En ella podemos ver los restos de un castillo de vigilancia de la misma época que los de Peñaflor, la Estaca o Sancho Abarca.

Cabezo del Fraile desde Corral de Bea.
El sendero local rodea la cara oeste.
Cumbre airosa.
Un saludo.
Almendros en flor.

domingo, 17 de febrero de 2013

Lenito 2339m

Últimos metros antes de la cima.
Tras el buen tiempo anunciado, el Sábado me apetecía una buena pateada sobre nieve antes de ir a Carnavales de Luzaide, y después de madrugar y ver el amanecer en Yesa, me dirigí a un lugar relativamente cercano como es el Valle de Hecho con idea de internarme en el macizo de Alanos. El Pico de Lenito (2339m) posee una ascensión interesante en su vertiente sur si el riesgo de aludes es elevado, porque a partir de los 1800 metros se asciende a través de una cresta ancha, y en ningún otro momento se atraviesan palas expuestas.

          Desde el Llano de Santa Ana, antes de la Boca del Infierno, parte a mano izquierda de la carretera una pista que remonta el Barranco de Lenito hasta un llano donde hay un refugio forestal debajo del Collado Bajo de Lenito. Desde el collado la loma gana pendiente hasta alcanzar las hoyas anteriores al Collado entre Achar de Forca (2391m) y el Pico de Lenito, y una vez aquí solo resta salvar los 150 metros de desnivel hasta la cima.

          La visión del Sábado sobre el Piri era espectacular tras las últimas nevadas, las montañas pirenaicas acumulan toneladas y toneladas de nieve llamando mi atención los macizos de Arlet y Sesques. También los tresmiles de Tena y Ordesa ofrecían un aspecto inmejorable. Hacia el oeste las sierras de Navarra aparecían nevadas, por no hablar de los lejanos Moncayo o San Lorenzo. Y al sur creo que un Mallo de Riglos destacaba en la margen izquierda del Valle del río Gállego. ¿El Mallo Fire?

Amanecer en Yesa.

Muralla inferior de Lenito.

Lenito asoma.

Espectacular Achar de Forca (2391m)

Momentos preciosos sobre los hombros de Lenito.

Pirineo cargado de nieve.

Sierras infinitas vestidas de blanco; Andia y Aralar  las últimas.

Grullas.

Visión al norte.

Visión al Noreste.

Más montes.

Tresmiles cargadísimos de nieve al Este.

Culo-Esquí para avanzar  en el descenso.

Puntal de Valencia, Agúerri y Bisaurín.de bajada al coche.

viernes, 15 de febrero de 2013

Vuelta a Peñas de Aia.

10,9 km y 550 metros D+ no muy rápidos (1h15´)
El Parque Natural de Peñas de Aia es un lugar súper-chulo para perderse mientras corres, este lugar de la geografía gipuzkoana está plagado de senderos señalizados, muchos de los cuales son PRs balizados con marcas blancas y amarillas muy interesantes. El PR-Gi 1010 da la vuelta a Peñas de Aia o Aiako Harriak (832m) en menos de once kilómetros, internándose en territorio navarro para realizar la travesía de la vertiente Este. Para mí, es una satisfacción tremenda poder hacer una visita a mi amatxi de Errenteria, y poder escaparme a este macizo tan cercano por un ratito y practicar este deporte tan adictivo.

          La Vuelta a Peñas puede iniciarse en el Túnel de Aritxulegi o en el Collado de Elurretxe, incluso puede ampliarse la distancia partiendo de un poco más abajo, por ejemplo desde las Minas de Arditurri o el Embalse de Endara. El tramo del Circo de Arditurri es técnico y muy lento, por contra el tramo entre Aritxulegi y Aialde nos hará ganar velocidad, en la vertiente Este el PR continúa  a la par de un canal y el sendero es tan estrecho que no podremos ir todo lo deprisa que querríamos, por último nos quedará atravesar el bosque de robles y pinos del Castillo del Inglés y así cerrar un circuito ideal para esos días que no tenemos mucho tiempo.

Un Parque Natural plagado de PRs, ideal para correr.
El canal sobre el Embalse de Endara. De fondo las peñas de Kopakarri.

jueves, 14 de febrero de 2013

Piskerra y Rallón 2008

Sombras chinescas en Bardenas
Hace poco un amigo me preguntó por el sitio más chulo para visitar en las Bardenas y sin dudarlo dije "El Laberinto de Piskerra". Este lugar mágico de la Bardena Blanca tiene el  acceso más cómodo  desde Arguedas y el lamentable Polígono de Tiro que tiene el Ejército en la llanada, antes de las cimas. Puede dejarse el coche en uno de los orillos de la pista 4x4 que da la vuelta al Polígono, cerca de la Cabaña de Piskerra, e iniciar aquí el paseo. La visita al Laberinto puede complementarse con la ascensión al Monte Piskerra. Nosotros visitamos este lugar en un atardecer del invierno de 2008 y nos encantó, tanto es así que volví un mes después con mi hermana "Baba" y ascendimos al Rallón para conocer en el descenso el "Paso de los Ciervos", otro lugar estepario precioso. En estos lugares resistió escondido el bandolero Sanchicorrota en el s.XV hasta quitarse la vida al verse rodeado por los caballeros del Rey de Navarra y Aragón Juan II.

El Castildetierra, el emblema de las Bardenas.

Increíble Laberinto de Piskerra.

¿Osama Bin Laden en Afganistan?

Piskerra y su Hermanito a la derecha.

Magia.

El Lejano Oeste.

El Rallón.

Baba alucina en el desierto.

El Paso de los Ciervos.

La Estepa Navarra.

martes, 12 de febrero de 2013

Arbekoleze, la Sima de Lekunberri.

Una cueva muy chula.
La Sima de Arbe se encuentra a escasos cinco minutos de Lekunberri si conoces su entrada, si por al contrario solo conoces sus coordenadas y tiras de GPS, es muy importante comprobar el Formato de Posición de tu GPS y cambiarlo si no está en el Sistema de Referencia adecuado, en otras palabras, si no lo haces bien puedes acabar en una piragua vieja en mitad del bosque (surrealista) a 200 metros de distancia de la sima, como nos pasó a nosotros. Entonces Asier sacó de su interior todo su conocimiento ingeniero y le dio la vuelta al asunto cambiando el Sistema Referencial del GPS de GWS84 a  European Datum1950, y cinco minutos después ya estábamos en la sima.

      El pozo de entrada es estrecho y está equipado, y una barra de metal lo cruza. No es una entrada cómoda y menos lo es para la salida. En cuanto te cuelgas de la cuerda tus pies pendulean en el vacío porque el pozo se abre. Tras nueve o diez metros de descenso pones los pies en su base, un cono de derrumbios, basura y restos de animales, también hay bastantes arañas en las paredes. Después hay un destrepe y varios pasos estrechos antes de salir a la grieta que nos llevará mediante dos rápeles más hasta el fondo del Meandro Principal de la cavidad (Primer rápel desde una columna y el segundo desde un spit). Haciendo estos rápeles Asier me dirá una de sus frases míticas: "Pau, como me mate y me quede fantasma te joderé la vida hasta el día que te mueras."

         Una vez en el Meandro Principal disfrutaremos recorriendo cada una de sus dos direcciones, primero hacia la izquierda hasta un paso súper-estrecho que no haremos por falta de tiempo, y después hacia la derecha hasta un pozo que tiene acceso al río subterráneo del nivel inferior. Sobre este pozo hay una galería ascendente que lleva a una puerta que da a la autovía que tampoco recorreremos por falta de tiempo. Al final saldremos de la sima jumareando, cansados y hechos polvo pero felices por la aventurilla, porque Arbekoleze es mucha Arbekoleze.


Boca de entrada estrecha.

Primera vertical de 10 metros.

Rápeles y destrepes para bajar al Meandro Principal.

Pasos estrechos en el Meandro Principal.

Menos mal que somos flacos.

Muchos espeleotemas.

Sima de acceso al río subterráneo.

Volviendo a la superficie.

Asier lucha para salir.

Por fin en Lekunberri.

domingo, 10 de febrero de 2013

Nasa Alta, el vigía de las Bardenas.

Collado entre Nasa Alta y Nasa Baja.
Las Bardenas son sinónimo de soledad y la carretera entre Tudela y Ejea de los Caballeros es un claro ejemplo de ello. Durante 25 kilómetros la NA 125 no atraviesa ningún pueblo, y serían 44 kilómetros sino se hubiesen levantado las poblaciones de Pinsoro y Valareña en el siglo XX en la vertiente aragonesa. La carretera va elevándose desde los 264 metros de altitud de Tudela hasta los 425 del Portillo de Santa Margarita, en la misma frontera con Aragón. Aquí, el paisaje de la única Reserva de la Biosfera que tenemos en Navarra es alucinante, a veces podemos ver alguna que otra cabaña en el margen de la carretera propia de las aventuras de Lucky Luke, además la cercana Bardena Blanca sirve de escenario a muchos publicistas para el rodaje de sus anuncios televisivos, anuncios que verán muchas personas y algunas pensarán que se han grabado en lugares muy lejanos. Porque las Bardenas son así, hay rincones donde poder fotografiarse y decir que estuviste en Colorado, Turkmenistan o en la Luna.

       La Bardenas Reales se dividen geográficamente en dos grandes regiones; la Bardena Blanca y la Bardena Negra. El Portillo de Santa Margarita se encuentra en esta segunda, llamada así por la orla de pino carrasco, carrascas y sabinas que la cubre. Ainara y yo decidimos dar un paseo por las cumbres bien destacadas al norte, conocidas como las Nasas, sobre el Barranco de Andarregia. Partimos del pequeño parking del kilómetro 18 (hay otro mayor en el 17) y caminamos por una pista que se interna en el barranco a la derecha de la línea de cimas. Este camino ancho atraviesa algunas manchas de pino carrasco hasta morir en el Collado entre Nasa Alta (624m) y Nasa Baja (602m). Desde el collado la visión que tenemos sobre la Bardena Blanca es chulísima aunque el cierzo haga que perdamos el equilibrio, a continuación salvamos los algo más de cien metros de desnivel hasta la cima más alta de las dos a través de un senderito. Sobre Nasa Alta hay un vértice geodésico y la visión puede ampliarse asomándose al cortado de la cara norte. Esta montaña también se la conoce con el nombre de Tripa Azul.

Pino Carrasco, el protagonista que da nombre a la Bardena Negra.
 Para subir a Nasa Baja desandamos el camino de subida hasta el collado, y afrontamos las pendientes del otro lado hasta salir a la cresta, la cual recorremos subiendo y bajando varias cotas, la más alta de las cuales es la de Nasa Baja. Desde Nasa Baja continuamos por la cresta adornada por los mojones provinciales entre Navarra y Zaragoza hasta la base de la última de las cimas del macizo. Esta cota posee en su cumbre los restos del Castillo de la Estaca, lugar de vigilancia sobre el Portillo de Santa Margarita mandado construir en el siglo XII por Sancho El Fuerte para la custodia de la frontera entre los reinos de Navarra y Aragón. Después Ainara y yo descendemos por la arista SE hasta la pista forestal de la ida, a un kilómetro del coche.
         
          Siempre que vuelvo a las Bardenas me hago la misma promesa de volver por lo menos una vez al año, aunque luego por una u otra cosa no sea así, porque es un lugar que lo merece. A mí me encantan los bosques de zonas húmedas y de montaña, disfruto con los glaciares y las crestas de granito, y también me vuelvo loco con las regiones esteparias aunque tengan sus detractores que solo ven belleza en lo verde. Eso sí, lástima de Campo de Tiro.

Ainara súper-feliz de ver el Sol.
El Castillo de la Estaca domina el portillo de Santa Margarita.
Collado entre Nasa Alta y Nasa Baja.
Bloques y arcilla en la cara oeste de Nasa Alta.
Cima de Nasa Alta (621m)
Vértice en la cumbre.
Vistas increíbles sobre la Bardena Blanca.
Cortados famosos en sombra; Piskerra, El Rallón y la Ralla. 
Paisajes que parecen pintados.
Cima de Nasa Baja (602m)
Mojones fronterizos entre Navarra y Aragón.
El Castillo dela Estaca en la cota 593.

La Ribera y sus sotos inundables.

Paseo de 8,5 km y 400 m+