lunes, 23 de diciembre de 2013

La Ruta de Gartxot

Ainara echa un vistazo al interior de la minúscula cueva de Gartxot.

La leyenda de Gartxot es uno de esos relatos pirenaicos imprecisos, entre el mito y la realidad, que se han transmitido de generación en generación hasta nuestros días para producir en quienes lo escuchamos emoción y admiración por esas otras épocas vividas por nuestros antepasados en nuestra cordillera.

           Hace casi mil años, el bardo Gartxot de Itzaltzu, fue encerrado por cinco años entre las paredes de una cueva en el término de Elkorreta, en la cara sur de Abodi. Su crimen, el crimen, asesinar a su propio hijo Mikelot. Cuenta la historia que siendo mozo de labranza de Roncesvalles, los monjes quisieron quedarse con su hijo de gran voz para hacer de él un monje cantor en latín. Sin embargo Gartxot, contrario a que esto ocurriera, logró escapar de Roncesvalles con su hijo a los montes de Izalzu donde rodeado por los captores, decidió dar muerte a su hijo. En los años que permaneció emparedado en esta peña del Pirineo Navarro Gartxot vivió de la limosna pública, hasta morir de hambre, sed y penalidades en abril de 1110 cuando iba a ser liberado. En 1935 el lingüista y político Arturo Campión inmortaliza este trágico suceso en un relato de 70 páginas llamado "El bardo de Itzaltzu", y ya en el siglo XXI se han publicado un cómic, una película y un libro sobre Gartxot.

          Recientemente, ha nacido en Navarra una propuesta senderista de 9 recorridos balizados bajo el nombre de "Caminos tradicionales-Betiko bide zaharrak", entre los valles de Araitz, Salazar y Roncal. Estos caminos están balizados con pintura blanca y naranja y su mantenimiento es llevado por voluntarios. Uno de estos caminos es "La Ruta de Gartxot", que visita la cueva de Elkorreta donde estuvo encerrado el bardo de Itzaltzu, además de coronar la cima de Goimendi (pasa a escasos metros de ella), visitar las cascadas de Moive y de la Regata Petranberroa, o brindarnos con unas vistas al alto Pirineo muy elegantes... Este pasado fin de semana Ainara y yo nos acercamos a Itzaltzu para perdernos en la vertiente sur de Abodi, y conocer estos rincones llenos de tradición y magia, además pisamos nieve y claro, mezclar magia y leyendas con el manto blanco es una propuesta senderista cinco estrellas.

Plano del folleto "La Ruta de Gartxot" (www.turismo.navarra.es)
11,3km y 510m+


Escultura de Gartxot en Itzaltzu.

La mano de Mikelot.

El escudo de Salazar; un lobo y un cordero...

Señalización y balización mantenida por voluntarios.

El Arce hueco.

Naturaleza sorprendente.

El Ori desde la cima de Goimendi.

Punta Abizondo, Rincón de Alanos, Ruzkia, Ralla de Alanos, Atxar de Forca, Espelunga...

Lapakiza Linzola, Petrechema y Ansabere.

Regata de Petranberro.

La Cueva de Elkorreta.

Contentos y felices de conocer los lugares de leyendas tan chulas.

Regata de Saleras y sus cascadas fotogénicas.

Kartxila y Auñamendi...

El Piri Navarro, paraíso de pinos silvestres y cimas nevadas de fondo como el Castillo de Acher.

Repoblación de Roble Americano en las inmediaciones de Itzaltzu.

Fotograma del film de animación "Gartxot" dirigido por Juanjo Elordi y Asisko Urmeneta.


2 comentarios:

  1. Estoy contigo, es una propuesta Cinco Estrellas

    Preciosas las fotos sobre Punta Abizondo, Rincón de Alanos, Ruzkia, Ralla de Alanos, Atxar de Forca, Espelunga...Lapakiza Linzola, Petrechema y Ansabere. Una joya

    Josean

    ResponderEliminar
  2. Creo que es una buena idea crear este tipo de rutas balizadas en las que podemos aprender historia, leyendas y geografía.
    Siempre será una motivación para muchos.
    Felicidades a los promotores de la idea.

    ResponderEliminar