lunes, 25 de noviembre de 2013

Cueva de los Cristinos.

Espeleotemas cálcicos de Cristinos.

La Cueva o Sima de los Cristinos es uno de los rincones más famosos y bonitos del Parque Natural de Urbasa, y aunque mis amigos Galdeano y Edu ya hallan estado en ella en otras ocasiones, siempre puede servir de escusa para dar un paseo y volver a juntarse con esas buenas amistades que se enfrían con el paso del tiempo. Porque charlar con Galdeano y Edu siempre es entretenido mientras pisas un palmo de nieve blanda, tanto que, una vez llegados a las inmediaciones de la sima nos daremos cuenta de que nos hemos olvidado los frontales.... Es lo que tiene hablar de tácticas de ligoteo en la discoteca Trobador de Estella, de la situación social y económica que vive Navarra, o del mundillo del trail-running o de la escalada, que uno está tan concentrado y a gusto hablando de estas cosas, que se olvida en el coche lo más elemental a la hora de meterse en una cueva; las dichosas luces. No pasa nada, me ofreceré para hacer una buena "serie" de "Snowrun" y asunto solucionado.

            La cavidad de entrada a los Cristinos se encuentra en el fondo de una de las cientos de dolinas que hay en la sierra. En realidad se trata de la entrada a una sima acondicionada con peldaños y un pasamanos. Dentro, hay una primera salita por donde corre una corriente de agua subterránea, la cual desaparece por un agujero por donde no podemos continuar. Sin embargo, a la derecha hay continuidad a través de una puerta artificial hacia la gran sala de Cristinos, su lago, sus preciosas columnas y sus variados y bonitos espeleotemas. La cubre un techo plano con infinidad de estalactitas diminutas en formación. Algunos de los espeleotemas en forma de estalagmitas que surgen del lago están clasificados con nombres tan curiosos como "el león", "el payaso" o "el pingüino". 

             La Sima de los Cristinos se conoce con este nombre porque dentro encontraron los restos óseos de algunos soldados muertos en la batalla de Urbasa, entre carlitas e isabelinos-cristinos, de principios del siglo XIX (hay que recordar que mientras Isabel II era una niña, su madre Maria Cristina de Borbón se hizo con la regencia hasta 1840). Urbasa es así, aparte de naturaleza y formaciones subterráneas apasionantes, hay que saber que en muchas de sus simas y agujeros, fueron asesinadas muchas personas en diferentes episodios de nuestra historia reciente, como en las Carlistadas o en la Guerra Civil Española. Regresaremos.


Edu y la primera nevada del año.
Asombroso mundo de Urbasa.
Momentazo del día; hemos venido hasta casi la sima de los Cristinos y ninguno se ha traído el frontal....
Increíble, pero cierto. ¿Quien volverá al coche a por ellos?
Al menos nos hace gracia.

Acceso a la sima empinado y delicado si está mojado.
Actualmente está equipado con un pasamanos (ojo, se mueve) y escalones.


Sala principal. El lago está casi seco.
Se puede apreciar el antiguo nivel del agua en  épocas mejores..

El señor Galdeano.

Posar en la oscuridad de una cueva puede originar este tipo de instantáneas.

Algunas Estalactitas con forma de aguja cuelgan del techo.



Urbasa tiene algo especial, siempre me veo contento entre sus cuevas, dolinas y cortados.





1 comentario:

  1. ¿Aún se puede entrar con el coche por la pista de arriba de Urbasa?. Me han dicho que lo han prohibido y que ahora hay que subir a patita. Los Cristinos es una cueva muy chula con muchas formaciones, a nosotros nos gustó mucho.
    Saludos,

    ResponderEliminar