lunes, 30 de septiembre de 2013

Las Salas Verna y Chevalier de la Piedra San Martín.

La Sala Verna.
Esta enorme cavidad en la entrañas de Larra, tiene unas dimensiones de 270x230x180m

En este 2013 se cumplen 60 años del descubrimiento de la Sala Verna en el Complejo subterráneo de la Piedra San Martín. En 1953, varios espeleólogos franceses descubren la gran gruta tras descender los 3,5 kilómetros de galerías desde el Pozo Lépineux, convirtiéndose asimismo, en el récord mundial de profundidad alcanzada hasta entonces en espeleología (-734m).

       Entresemana recibo el mensaje de Gorka Lorea, que me anima a unirme al grupo que van a formar él, su chica Nerea, su hermano Aritz y su cuñada Ana para visitar con ayuda de un guía, las salas Verna y Chevalier. Y obviamente no puedo decir que no, ¿cómo voy a negarme a visitar uno de los lugares con más magia del Pirineo? Además, me vendrá de perlas para hacer descanso activo (jeje), antes del Domingo y el Km Vertical de Canfranc. No hay nada más de qué hablar, quedamos a las 9:45 del sábado en Santa Engracia, y a esperar con nervios la llegada del día.

       Y el sábado, a la hora "h", conocemos en Santa Engracia a Frederique, el que va a ser nuestro guía. El de Garazi nos proporciona un buen arsenal de cascos, frontales, monos de espeleo, arneses y bagas con mosquetón, antes de llevarnos en furgoneta a la entrada del túnel artificial del Barranco de Arpidia, el cual fue construido en 1956 para el infructuoso aprovechamiento hidrológico del salto de agua  que hay en el interior de la Sala Verna. Nosotros hacemos el acceso a la gigantesca gruta a través de esta galería artificial en forma de "Z", porque algún palo de ciego dieron para encontrar la Sala hace casi 60 años. Por otro lado resaltar la baja sensación térmica dentro de este túnel (-2ºc) y el viento que hay en su interior. Tras 800 metros de fácil caminata llegamos a la Verna y nuestros frontales iluminan una masa enorme y oscura. Estamos sorprendidos y emocionados. En 1953, quienes llegaron hasta aquí desde Lépineux y Chevalier creyeron que habían salido al exterior y era de noche, pero no encontraron estrellas ni Luna sobre sus cabezas, alguien miró el reloj y dijo que eran las 6 de la tarde...

        Pasamos tres horas siendo guiados por Frederique a través de la galería por la que descienden las aguas que forman la cascada de la Verna. A veces el de Iparralde nos narra historias de exploración en estos lugares. Remontar  la galería por el lecho del río es fácil y rápido, pero hay alternativas interesantes en los laterales en forma de gateras, chimeneas, tirolina o vía ferrata. También hay un pequeño lago subterráneo antes de la Sala Chevalier. Para acceder a esta última, Frederique nos hace trepar por una chimenea equipada. Y en esta segunda gran sala del día, acabamos con nuestra caminata hacia las entrañas de la Tierra y damos la vuelta recorriendo otras alternativas.

        En un rincón de la la cueva hay una pintura hecha en blanco, resaltando sobre una pared anaranjada, se trata del testimonio gráfico de aquellos que descubrieron la Sala Verna el 13 de Agosto de 1953. También hay una placa en memoria de Marcel Loubens, uno de los exploradores del mítico Pozo Lépineux, muerto en 1952 cuando lo descendía. El gigantesco laberinto de galerías de la Piedra San Martin es uno de los más extensos y profundos del Mundo (430km y -1342m), y la mayoría de sus salas y recovecos llevan el nombre de algún espeleólogo. Y mirando la topo de este laberíntico mundo interior de Larra, a la salida al exterior, nos damos de bruces con el "Complejo de J.M.Feliú". El gran divulgador y aventurero navarro, al que conocí en persona este verano, alcanzó a mediados de los años 60 el récord mundial de profundidad en estas galerías de la Piedra San Martín, cuando contaba con 24 años.
     
Equipo al completo; Aritz, servidor, Gorka, Nerea y Ana.
Autor:Frederique.

Túnel artificial de acceso, que se comenzó a excavar en 1956, para el aprovechamiento hidroeléctrico de la cascada de la Sala Verna. El túnel posee casi 800 metros de longitud en forma de Z porque hubo varias intentonas hasta dar con la sala.

Acceso cómodo pero muy frío (sensación térmica 2ºc)

En cuanto llegamos a la Sala Verna las luces de nuestros frontales iluminarán una masa oscura sin límites.
Ana nos hará de traductora de Frederique.

Placa homenaje a la figura del gran Marcel Loubens, uno de los primeros exploradores del complejo subterráneo de la Piedra San Martín. En 1952 fallecería en el Pozo Lepinaux.

Primeros metros tras la cascada a modo de vía ferrata.

Los caminos a elegir para remontar el cauce del río son innumerables. Hay muchas posibilidades, puedes caminar, trepar, hacer algunas gateras, o escalar algunas chimeneas.

Chimenea de acceso opcional para la Sala Chevalier.
Frederique nos guiará con gran profesionalidad.

Exultantes al llegar a la también inmensa Sala Chevalier.

De regresopor el cauce del río encontramos un pequeño lago.

Inscripciones del descubrimiento de la Sala Verna en 1953.

Travesía emocionante sobre un abismo negro.

¿Por ahí hay que subir? ¡Vamos allá!

Aunque no haya muchos, algún espeleotema como esta bandera gigante hay.

Frederique se conoce estas galerías como la palma de su mano.

Chimeneas inclinadas y resbaladizas.

Y Frederique comienza a encender algunos focos de la Verna....


Un complejo de 430 km de galerías debajo de Soum de Leche, Arlas, Soum Couy y Anie...
(web http://www.laverna.fr)
Ruta que hicimos en rojo.

6 comentarios:

  1. Por curiosidad ¿ Cuanto hay que pagar al guía por esta actividad?
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hemos hecho la sala Aranzadi, desde la Verna, después de una escalada por cuerdas fijas de 87 metros. Se almuerza en esta bella sala, con estalactitas finas como espárragos, para después reppelar la pared por la cual hemos subido, y bajar a la "playa", donde se encuentra el lecho arenoso del fondo de esta descomunal sala subterránea que es la Verna. Se sale al exterior (5 horas bajo tierra), y, transporte y préstamo incluído de material, aparte de la inestimable tarea del espeleólogo profesional y sus explicaciones científicas, nos salió a un grupo de seis personas, este pasado 28-06-2.014 por 62,50 euros por cabeza. La sala Chevalier no sé qué precio exacto tiene, Bruno, pero como bien te indican, basta con entrar en Google y buscar la Verna.
      Saludos y buena aventura.

      Eliminar
  2. Bruno, ojéate la web http://www.laverna.fr/bienvenida-66.html
    Aquí te hablan de las posibilidades y de los precios.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. El acceso a la base de la cascada donde hay rocas grandes, creo q es la playa, es sencillo? Desde las galerías por las que habéis entrado cómo se baja a la base de la cascada? Gracias y zorionak por el blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde el acceso por el túnel artificial hay una pasarela colgada a media altura de la sala que va desde esta al río y la cascada. Unos 90 o 100 metros por debajo permanece la playa, el fondo de la sala. El agua del río se filtra en una bloquera cerca de la playa, y el acceso a esta última parece que se realiza caminando y trepando sencillamente entre bloques.

      Un saludo y eskerrik asko

      Eliminar
    2. Por cierto, la continuidad hacia lo más profundo del sistema se realiza por la galería Aranzadi, colgada 100 metros sobre el fondo en el lado opuesto de la sala .

      Eliminar