martes, 21 de mayo de 2013

Weissmes 2004

Aiguille Verte y el Dru sobre la carretera entre Chamonix y Suiza.
“Ojos de esvástica” es una canción electrónica que fue número uno en las pistas de baile de media Europa en el cambio de siglo, entre el otoño de 1999 y el invierno de 2000, los autores de la canción, los británicos Primal Scream, denunciaban con ella los abusos de los poderosos en la invasión por parte de la OTAN de Serbia, donde los cientos y miles de muertos de civiles se les comenzó a llamar "daños colaterales". Radio Mont Blanc la emite y los altavoces delanteros del coche vibran con la música. David parece encantado, tras varias horas de carretera  la radio sintoniza una emisora que se llama como la montaña de nuestros sueños, y la música electrónica lo embelesa. Afuera la carretera zigzaguea a la par del río, las gargantas de Arly son frondosas, aquí abundan las coníferas, de pronto unos carteles nos avisan de un tramo en obras y el desvío provisional nos manda a subir y bajar puertos de la vertiente occidental del valle, los Cols de Aravis y de la Colombiere quedan a nuestra izquierda. ¡Estamos en los Alpes!

               En el verano de 2004 fuimos a los Alpes suizos, y allí empezamos subiendo el Weissmies (4023m), un cuatromil en el valle de Saas Fee con fama de ser muy bonito con una ascensión íntegramente glaciar. La ascensión transcurrió sin ningún percance y hollamos la cima en una mañana despejada con vistas increíbles sobre el Grupo del Dom (4545m) y los cuatromiles de Zermatt. El descenso no fue tan tranquilo, David y yo bajamos andando hasta la estación del telecabina de kreuzboden (2397m) y alquilamos para el descenso unas "Monster trotti", que son unas bicis sin sillín ni pedales y unas enormes ruedas de tacos. Los 900 metros de desnivel por pistas de esquí que separan Kreuzboden del pueblo de la base, Saas Grund, fueron emocionantes. Bajamos a toda velocidad por un sinfín de prados y bosques de abetos dando saltos y derrapando con los glaciares del Dom en frente. Para más inri, a mitad de camino atravesamos una especie de feria de ganado vacuno en un núcleo de bordas perdidas en el monte. Fue todo un poco surrealista, uno de nuestros mejores momentos, desde luego.

Vistas alucinantes hacia el otro lado del valle.

Ascensión fácil por nieve.
Cima.
Zona de Seracs en la base del Glaciar.
Sobre las Monster trotti en Saas Grund.

No hay comentarios:

Publicar un comentario