martes, 15 de enero de 2013

Cueva de Basaura 2005

Gatera de varios metros.
Hace siete años tuve la oportunidad de conocer la Cueva de Basaura, en el Valle de Ameskoa, en un momento de mi vida en el que las cuevas no me atraían mucho. Joseba, Antonio e Itzi me arrastraron al interior de esta cueva cada vez más famosa por su gran desarrollo horizontal (algunos le calculan más de ocho kilómetros de galerías laberínticas) Recuerdo que estuvimos andando buen rato por una galería ancha y sin formaciones, también me acuerdo de una gatera súper chula que hicimos de varios metros de recorrido, recuerdo que trepamos por una colada, creo que al final llegamos a un lugar donde la galería comenzaba a inundarse y allí nos dimos la vuelta.

        Basaura posee algunos rincones mágicos para la espeleología como el Lago Itxako, la Sala de Blas, el Paso de los Gours o los Sifones finales. En época seca muchos espeleólogos han llegado hasta el Sifón final, cuando algunas galerías no están inundadas. Además, Basaura fue lugar de habitación del hombre prehistórico (pinturas rupestres) y morada del oso cavernario en el Cuaternario (arañazos en las paredes). Éstos y otros motivos son suficientes para una futura visita, habrá que volver.

Poniendo a punto los frontales.

Experiencia muy bonita.
Mapa de la cueva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario