domingo, 20 de enero de 2013

Cueva de Aribe


Jugando en oposición.
En el Valle de Aezkoa, en el margen izquierdo de la carretera de Aribe a Orbara, en el abrigo rocoso de Aizpea,  se encontraron hace unos años los restos de una mujer muerta hace 8000 años, siendo  los restos óseos más antiguos y mejor conservados de Navarra. El lugar llama la atención por ser un gran anfiteatro rocoso y horadado sobre el río Irati. Encima del abrigo donde aparecieron los restos hay además una cueva preciosa, colgada en el macizo de Bultzarregi, una cueva que ya visité en varias ocasiones cuando vivía en Orbara hace unos años, y ayer quise enseñársela a Asier.

         Para acceder a la cueva hay que salvar un muro descompuesto a la izquierda del abrigo y equipado con un parabolt. La trepada se las trae porque cada año se desprenden nuevas piedras del zócalo y son dos-tres metros muy resbaladizos, tanto es así que algún grupo de espeleología ha equipado el paso con una cuerda fija, la cual utilizamos debajo de la lluvia. Una vez arriba el voladizo que cubre las dos entradas a la cueva nos protege de la lluvia, el sitio es alucinante porque las hiedras cuelgan del techo y hay buenas vistas sobre el Irati.

          La Cueva de Aribe no posee un gran desarrollo horizontal ni vertical, pero su recorrido en forma de circuito (se entra por una cavidad y se sale por otra) es una gozada, además dentro hay dos niveles comunicados por un agujerito o una sima rapelable dando origen a interesantes posibilidades. De nuestra visita de ayer nos llamó la atención la gran cantidad de fauna que había, que si arañas, que si insectos, que si murciélagos, ¡había hasta un pelícano! Nosotros pasamos el rato cacharreando en la sima antes de salir y rapelar el muro resbaladizo de la base.


Jumareando el muro de acceso.
Un abrigo precioso y hiedras que cuelgan.

¡El Pelícano!
Burbujas rocosas.
Pasito estrecho entre galerías.
Asier en la sima.


Cacharreando.

 
Un rápel para salir.

Murciélagos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario