jueves, 29 de noviembre de 2012

Qué Recuerdos: Grand Paradiso 2005


Cima del Grand Paradiso (4062m)


En 2005 tuve oportunidad de viajar a Alpes con tres buenos amigos de Huarte; Joseba,  Itzi y Antonio. Éste último es un animal de la montaña, un hombre capaz de subir hasta el segundo escalón del Everest sin oxígeno, aperturista de vías extremas y habitual de Etxauri y sus octavos grados. Allí pudimos subir al Grand Paradiso (4062m) como primera toma de contacto y la verdad es que nos lo pasamos muy bien en este cuatromil del Valle de Aosta. Para ello ascendimos desde Pont hasta Vitorio Emanuele y acampamos junto al refugio.

        A la mañana siguiente la ascensión por el glaciar fue muy fría y las nubes nos envolvieron en la cresta cimera. Antes de la cima hay que hacer una pequeña travesía equipada con un cordino, lo que le da un poquito de ambiente al asunto. Como curiosidad, decir que la cima del Grand Paradiso donde se encuentra la virgen y a donde sube todo el mundo, incluidos los guías con sus clientes, no es la más alta, la cresta dibuja una cota más alta al norte, quizá dos metros más elevada y a la que se accede a través de una cuerda fija.

Imágen del film "A Fine Line" sobre Kilian Jornet.

Cresta cimera del Grand Paradiso.



Mi primera vez en Italia y muy contento.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Qué Recuerdos: Integral Cotalba - Requexón 2004

Salida de la trepada de III al Requexón (2170m) 
Picos de Europa era el macizo montañoso favorito de David, hablaba de sus montañas y se le ponían los ojos en blanco de la emoción. En Junio de 2004 me llamó al teléfono y me propuso subir a Peña Santa (2596m) armados con cuerda y cacharros por la Canal Estrecha, así que el día anterior a adentrarnos en el Jou Santo e intentar una de las montañas más bonitas y alpinas de España, decidimos desde el Refugio de Vegaredonda matar la tarde encadenando la Integral Cotalba-Requexón. 

           De aquel día recuerdo al señor que intentó meternos miedo a la salida del refugio, un montañero cuyo aspecto físico era muy parecido al del capitán Quint de la película "Tiburón" y nos dijo que el Cornión (el Macizo Occidental de Picos) era un lugar súper-peligrosísimo. A mí me metió algo de miedo, a David obviamente no. Salimos del refugio y nos internamos en la fina capa de nubes que había sobre Vegaredonda hasta salir al sol en la cima de Porru Covellon creyendo que sería la del Pico Cotalba (2026m). Después subsanamos el error caminando y trepando hasta la verdadera cima de Cotalba. Una vez aquí, David no pudo aguantarse las ganas de trepar y propuso acercarnos hasta el Requexón (2170m) pasando por el más alto de los Tres Poyones (2149m). Esta integral comporta algún pasito de I en la bajada del Cotalba, pasos de I-II en la ascensión al Gran Poyón, y una chimenea de III vertiginosa sobre las llambrías del Requexón, además se asciende al Pico de la Canal Vaquera. Al final fue un precioso encadenamiento entre nubes y en el descenso a Collado Merines disfrutamos al sol del momento.

            A la mañana siguiente madrugamos y nos acercamos al Jou Santo antes de adentrarnos en la Canal Estrecha de Peña Santa. En ella David se manejaba a sus anchas con un solo piolet sobre los neveros helados y las chimeneas de III+ y yo no,  y además se nos hizo tarde, por lo que rapelamos y nos largamos de allí. Antes de marcharnos, en la base David estrelló una naranja contra la pared de la montaña y la llamó hija de puta varias veces, fue un momento cómico la verdad. Algún día volveré a Peña Santa.

Cima del Pico Cotalba (2026m)

Vaya par...

Foto de monchujo.blogspot.com

Feliz de conocer el Jou Santo.

martes, 20 de noviembre de 2012

Bisaurín Express 2670

Midi, Lurien, Palas, Balaitous, Frondellas, Cambales, Gran Facha, Infiernos, Vignemale, Argualas, Astazou, Marboré.....
 Bisaurín (2670m) es uno de los montes más famosos del Pirineo, un gigante de cornisas nevadas en invierno, y una cresta gris y caliza sobre los bosques verdes de Oza y Aragües en verano. La primera vez que lo ascendí fue desde Sansanet, en Francia, y aquella vez me enamoré del Ibón de Estanés y del Valle de los sarrios, tenía 16 años. Después he tenido ocasión de ascenderlo en invierno en un par de ocasiones desde Lizara, una por la vía normal del Collado de Foratón y otra por la Arista de las Fetas.

                  Esta vez, mi cuarta ascensión, la quiero realizar desde un lugar nuevo, osea Gabardito, y además corriendo. Arranco tranquilo y pronto atravieso los Llanos de Dios te Salve antes de encaramarme al Collado de Foratón, aquí abandono la GR 11 que desciende a Lizara y salvo los 650 metros de desnivel hasta la cima caminando por la fuerte pendiente. La cresta cimera y la cara norte retienen algo de nieve del último temporal y las vistas son espléndidas. Paso cinco minutos sobre el vértice geodésico derruido encantado con la luz apagada y naranja del otoño iluminándolo todo. De regreso me apetece endurecer algo el recorrido y decido correr sobre la Sierra de Gabás, encadenando las cimas de Foratón (2154m), Gabás (2143m), Cuta (2149m), Cuta Baxa (2049m) y Punta de la Cuta (2016m). Llego al Refugio de Gabardio 3 horas y 35 minutos después de la salida.

               
Punta Agüerri, recuerdos...

Cima de Bisaurin, hay nieve.
1h 45´desde Gabardito

La Sierra de Gabás ofrece vistas muy chulas sobre Bernera y el Grupo de Aspe.
En total 19 kilómetros y 1850 metros de desnivel positivo.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Espolón Muganix y Cresta de Aiako Harriak

Primer largo de la vía Erlaitz I
 Asier continuaba enfadado tras la odisea del otro día en la cresta de Gaztelu, allí no había parabolts y la roca se desprendía, así que esta vez venimos a probar el granito compacto de Peñas de Aia, para ello escalamos la vía "Erlaitz I" al Espolón oeste de Muganix. En esta vía abundan los parabolts sobre placas de granito tumbadas, en total son tres largos,  y te deja en la misma cima con buzón de Muganix, listos para encadenar las tres cumbres de Aiako Harriak y alargar así un día precioso de Otoño.
           La visión desde la cresta es sobrecogedora; los alerces se visten de colores amarillos, los hayedos de colores anaranjados y los abetos de verdes oscuros. Además la cresta es entretenida, Asier conocerá el mítico "Paso de la Argolla", un pasito de segundo grado más impresionable que otra cosa, y haremos un descanso súper en la cima más alta de Erroilbide (837m).  De vuelta aprovechamos para bordear la cara oeste de las Peñas a través de la PR entre Aritxulegi y Elurretxe. Y a Asier se le pasará el mosqueo, me dirá que me he portado bien al traerle a un sitio como éste.

Aproximación a la base del espolón.

Una cordada inicia la vía antes que nosotros.

Asier encantado con la excursión de hoy.

Cumbre de Muganix.

Cima de Txurrumurru.

El paso de la argolla.

Bahía de Txingudi y cabezón rocoso de Muganix desde Erroilbide.

El alerce es una de las pocas coníferas que pierde la hoja en otoño, antes de ello sus acículas se viste de colores amarillos.

Cascada sobre Arditurri.

Croquis (http://eskalatzencas.blogspot.com.es

martes, 13 de noviembre de 2012

Qué Recuerdos:Escalando en Egino 2010

Pin tan contento llegando a la R1

 Egino es un lugar que me gusta mucho, sobre el pueblo alavés del mismo nombre se levanta una muralla de 200 metros surcada por infinidad de vías de varios largos, siendo muy famosos los monolitos de la Paloma y el Gran azor. Esta escuela de escalada destaca por sus escaladas en terreno de aventura, y a veces no es raro caminar un poquito entre un largo y otro en vías largas.
        En Diciembre de 2010 Pin y yo nos acercamos a escalar la vía "Susi" del equipador Antxon Gorrotxategi, un tipo al que muchos escaladores estarán agradecidos por sus equipaciones de los últimos años; varias vías de 4-5 largos preciosas y de graduación asequible. La vía "Susi" arranca con un largo guarrete de IV+ , continúa con otro de V, después hay una placa tumbada de IV y termina con dos espolones de V- repletos de fisuras y grietas. El descenso también es una aventura si no lo conoces, hay que bajar por una canal descompuesta a la derecha del Gran Azor hasta el resalte de la base, el cual es evitable por un senderito, sin embargo Pin yo lo rapelamos por desconocimiento, y nos llevamos una ducha de piedras de regalo. Así son los terrenos de aventura como el de Egino.

El segundo largo es de quinto grado.

Terreno de aventura propio de Egino.

Una fotito para el recuerdo.

Croquis de la vía. (http://eskalatzencas.blogspot.com.es)

sábado, 10 de noviembre de 2012

Vuelta a la Foz de Lumbier

La ermita de la Trinidad asoma sobre los Acantilados de la Piedra.
 Acantilados de la Piedra y San Adrian son una reserva natural de Navarra chulísima, en ella abundan los roquedos de roca caliza donde nidifican especies como buitres, alimoches, búhos reales o chovas piquirrojas. Los acantilados que caen al norte desde la ermita de la Trinidad de Lumbier son los de San Adrian, aquí había una escuela de escalada hace años en la que finalmente se prohibió escalar, y los acantilados que caen al sur son los de la Piedra, cercanos a la Foz de Lumbier, formando un lugar mágico en el Pre-pirineo navarro repleto de biodiversidad.
            Esta mañana, en la ventana de buen tiempo anunciada (qué otoño más lluvioso), he salido como una exhalación desde el Parking de la Foz de Lumbier (2 euros vale), y he corrido durante casi dos horas haciendo algún alto para maravillarme de la propia Foz y de las formaciones rocosas de los Acantilados, donde destacan dos ventanas naturales preciosas.
            Lugares así me encantan, los accesos no son cómodos y puedes avistar un montón de aves, aquí la piedra caliza se calienta al sol y el ruido de las chovas retumba en los callejones. Al Pre-Pirineo y sus lugares tranquilos y deshabitados les tengo un cariño muy grande.

La Foz de Lumbier es horadada por el río Irati.

Cruce importante de caminos. Aquí abandonaré el Sendero Local.

Primera de las ventanas naturales. El sendero pasa por en medio de ella.

Segunda ventana.

Lugares de correr poco, aun así super-guapos.
Algún buitre leonado pierde plumas.

Un sendero bordea el borde del acantilado.

12,25 kilómetros y 700 metros de desnivel positivos en 1h 45´

miércoles, 7 de noviembre de 2012

La Cresta de Gaztelu

Granja en la base de la cresta.
 La arista del monte Gaztelu sobre el Paso de Oskia se eleva de manera audaz y elegante, sin embargo esconde un montón de peligros en forma de bloques de roca caliza inestables y árboles que descarnan el cresterío con la fuerza de sus raíces. En la guía de "Crestas de Euskal Herria" de Javier Iturritxa ya avisa del peligro de la roca, y en la web de Mendikat habla de un recorrido no muy lucido, aun así Asier y yo le metemos mano porque está cerca de casa, y menos mal que posee buenas escapatorias porque si no... Asier se enfadará y todo. Al menos las vistas  sobre la Cuenca de Pamplona son espectaculares.
              La cresta del Gaztelu está desequipada y el aseguramiento se realiza con ayuda de las carrascas. Tras la aproximación desde la pista a las canteras de Anoz, la arista arranca facilona, después hay varias brechas y un par de pasos de IV de risa, la roca se cae solo con mirarla y  no hay posibilidad de asegurarlos, nosotros bordeamos estos dos pasos por la izquierda, por lo menos disfrutaremos con el rápel entre ambos y con varias trepadas de II-III. Así, la actividad nos dejará un sabor agridulce, dulce por lo hermoso de las vistas y agrio por el terreno descompuesto y desagradable.
               No se lo recomendéis a nadie.

Un lugar muy chulo sino fuera por la calidad de la roca.

Primeros pasos de II-III.

Malísima roca.

1er Rápel

Resaltes imposibles de bloques inestables unos encima de otros.

Trepadas en la parte final.

Cresta cimera I-II

Cima de Gaztelu.

lunes, 5 de noviembre de 2012

Entrenando por Atarrabia

Sol y nubes de atardecer sobre Esparatz y Etxauri.
Los mini-montes de Oiana y Ezkaba Txiki se levantan al norte de Atarrabia y ofrecen un terreno ideal para el trail running entre otras actividades. En estos pequeños macizos abundan los senderos y los caminos y una abundante orla de robles y pinos laricios los cubre. Asier me llamó el otro día y me dijo que se moría de ganas por hacer alguna cosa en el monte, hacía tiempo que no nos habíamos visto y yo le hablé de lo de correr por el monte, y a él le entró el gusanillo. Hoy por la tarde, sin más preámbulos nos hemos lanzado hacia los montes sobre Atarrabia y a Asier no se le ha dado mal del todo, de hecho ha subido corriendo sin parar hasta la cima de Oiana. Mientras descendíamos hacia Trinidad de Arre me ha contado un secreto; este verano estuvo haciendo algo de BTT, y no es para menos, durante Invierno y Primavera estuvo estudiando en Madrid y tan sedentaria fue su vida en la gran urbe que comenzó a tener papo debajo de la barbilla, me cuenta de lo más divertido que su cara ya no era una cara, sino una "carapatata". Al final la llamada de la selva es la llamada de la selva, a veces el cuerpo te pide darle la espalda al sedentarismo y dirigirte hacia rutas salvajes.
Asier aprieta antes de llegar a la cima de Oiana.

7,4 kilómetros y 400 metros de desnivel.