miércoles, 19 de diciembre de 2012

Vuelta al Valle de Basaburua

Niebla, frío y barro.
 De nuevo, otro circuito muy chulo cerquita de Pamplona bien señalizado y muy bonito para hacer corriendo, una oportunidad de oro para conocer ocho pueblos del Valle de Basaburua siguiendo las marcas amarillas. En mi entrada de la Vuelta al Valle de Imotz del mes de Octubre ya hablé de la extensa red de senderos de estos valles, un interesante entramado de caminos cerca de la capi, unos 60-70 kilómetros balizados y más de 20 pueblos.

        Mi punto de partida es Erbiti y arranco algo espeso, las piernas están perezosas y el día es gris y triste. Los primeros tres kilómetros y medio hasta Orokieta me parecen el doble de largos, después me quito la pereza del cuerpo en Ola cuando una pareja de perros se lanzan hacia mí ladrando como locos y enseñando los dientes, uno de ellos intenta morderme en la pierna izquierda pero me escurro dando un salto hacia atrás, de pronto alguien les llama y se van. Un señor del pueblo se asoma y me dice que esté tranquilo que no muerden, osea la historia de siempre, no muerden hasta que un día sí muerden, lo sé porque en dos ocasiones en mi vida me han mordido. No sé como puede haber personas tan poco responsables de tener animales así de violentos sin atar en la puerta de su casa, cuando muchos se alteran al ver a alguien en bicicleta o corriendo, desde aquí animo a todo aquel que sufra la mordedura de un perro a denunciar al amo, es su responsabilidad y para algo han de funcionar los seguros de los perros (si lo tienen). Me acuerdo ahora del relato de Fali Coleta en su "Ocho Alpino", en él narra el ataque que sufrió de un mastín.

         Tras este incidente mi cuerpo se pone a tono y supero sin problemas las cotas de Igoa, el collado entre Arrarats y Beruete, y el hombro de caseríos de Egozkue. Cierro el circuito atravesando el bosque de Jauntsarats, uno de los tantos robledales preciosos de esta parte de Navarra y que forman la Zona de Especial Conservación "Robledales de ultzama y Basaburua". Lo dicho, un circuito entre caseríos, campos y robledales muy chulo.

Postales bucólicas.

Panel en cada pueblo y señalización vertical abundante.

Hierba, humedad...

Tramos por pista.

Terreno rompepiernas, en total 800 metros de desnivel positivos.
25,6 kilómetros en 2h 54´.

1 comentario:

  1. La verdad que es un sitio muy agradable para correr, el cual disfrute gracias a que lo nombraste en la entrada de Imotz
    un saludo

    ResponderEliminar